Fecha3/8/2005 19:40
Usuario: mortiziia
Tema: Re: algún alma caritativa para acoger a un Erasmus una noche????
EnvíoPues yo estaba ya feliz de la vida con la idea de llegar a mi ciudad un domingo por la mañana y tener que recoger la llave el lunes para entrar en mi futura morada. Tenía pensado llegar, buscarme un sitio para dejar la maleta (que por suerte no pretendo llevarme mi vida en ella), hacer algún contacto con otros estudiantes/viajeros e irme a ver el centro en plan dominguero absoluto, comer salchichas de las más puercas y sospechosas en el primer puesto con aspecto pintoresco que me tropezase, acojonarme y y sulfurarme cuando me viese perdida para luego sonreír al conseguir llegar al punto de partida y decir: joder, qué agobio hace un rato y no pasa nada... Porque al final nunca pasa nada malo, sabes? Creo que incluso lo de poner la gorra y hacer pucheritos en cualquier banco te daría mejor resultado (y posiblemente dinero para la cena) que irte a casa de españoles. Los conocidos que se hacen al principio en situaciones extremas (por llamarlo de alguna forma) a veces se aferran demasiado unos a otros, y casi siempre cuando pasa un tiempo y empiezas a saber DE VERDAD cómo es la otra persona ya no sabes cómo quitártela de encima, y viceversa.
A mí me ha escrito la coordinadora de alojamiento diciendo que puedo pasar a recoger mi llave el domingo, supongo que lo habrán hecho en vista de la avalancha de peticiones de poder entrar en fin de semana, así que esa incertidumbre emocionante de las primeras horas se ha evaporado...
También tienes que pensar que si no practicas ese inglés que no está muy suelto desde el primer día, ¿cómo vas a llegar a las clases? Vete a un albergue, hombre, practica inglés con los que te encuentres allí en la misma situación, y no te pongas a pelar patatas para la tortilla del pago a tus compatriotas, que seguro que por allá tendrán platos que merecerá la pena probar!
El miedo no procede de un exterior amenazador, sino de ti mismo, un techo seguro no es más que un refuerzo de la inseguridad. ¡Ánimo! Todo saldrá bien.