Fecha1/12/2006 10:43
Usuario: mortiziia
Tema: Re: Comidas Europeas!
EnvíoEl jamón ahumado de la Selva Negra a mí no me gusta nada. Las lentejas y guisos alemanes de cuchara son excelentes para el invierno y saben muy, muy bien. Las Frikadellen o Boulette, la versión alemana de las hamburguesas, son unas tortitas de carne picada con cebolla muy picada, pan, especias, una gota de mostaza en la masa y luego fritas, están buenísimas. Las Kohlrouladen también están buenas si son caseras (rollos de hoja de col rellenos de carne), otra cosa tremendamente típica en Alemania es por supuesto el Sauerkraut, col agria, que a mí me da náuseas con sólo verlo y olerlo porque lleva vinagre a mansalva y lo odio, pero a mucha gente le gusta. También la Rotkohl es típica y no me gusta, col roja macerada y cocinada con una pizca de azúcar, vinagre y manzana ácida (se puede tomar cruda y la ponen en kebabs y ensaladas), Una comida normal en un comedor universitario puede ser un filete, patatas/arroz a elegir y sauerkraut/rotkohl a elegir, todo ello regado con Jägersoße, salsa cazadora espesa, de un color marrón oscuro brillante, que va muy bien con la carne, el arroz y las patatas... pero no para tomarla todos los días, acaba haciéndose muy pesada.

Las salchichas, uf, qué os podría decir de ellas. Hay decenas de salchichas diferentes, y hay que probar todas las posibles: con queso, con mejorana, al curry, CON curry, asadas, fritas, hervidas, con piel, sin piel, blancas, rojas, marrones, picantes, a las finas hierbas... Por cierto que los guisos de cuchara siempre, SIEMPRE, llevan salchichas. Hay que saber elegir el sitio donde se comen, porque un Currywurst (salchicha gruesa cortada en rodajas, con ketchup y curry espolvoreado por encima) puede estar buenísimo o ser tu peor pesadilla.

El pan alemán es el mejor del mundo sin lugar a dudas. Si le añades alguno de los exquisitos salamis ahumados alemanes, un poco de mantequilla y unas cuantas rodajas de pepino crudo, estarás comiendo el panecillo por excelencia de Alemania.
Lo mejor para comer fuera sin duda es... el KEBAB. Son grandes, baratos, están por todas partes, siempre están abiertos, siempre son exquisitos y no hay dos establecimientos de kebab que te preparen uno con el mismo sabor que otro.

Para beber, cerveza por supuesto, podrías beberte una cerveza diferente cada día durante un año sin repetir, de tantísimas que hay, pero también están los típicos orujos de hierbas (Jägermeister, Kümmerling) y otras cosas más fuertes como el Apfelkorn, bebida por excelencia de los más borrachos de cada pueblo xDD. La variedad de zumos es enorme y hay gran cantidad establecimientos de zumos naturales recién preparados. No te puedes ir de la zona del Este sin haber probado la Spesi-Cola o alguno de los sucedáneos de CocaCola que había en la época de la República Democrática Alemana.

Los pasteles alemanes merecen una sección aparte. Son realmente deliciosos. Podéis pasar por el Lidl cualquier día, estéis en Alemania o no, y comprar uno de los exquisitos Streuselküchen que venden. No son como los de panadería o los caseros, pero os podéis hacer a la idea.